PROYECTO SENTIDO

Término acuñado por el Psicólogo francés Marc Frechet, usado y ampliamente desarrollado por Salomon Sellam, Christian Fleche, Enric Corbera, entre otros.  

Proyecto sentido es un periodo de tiempo que va desde, más o menos, nueve meses antes de la concepción,  abarca todo el embarazo, incluyendo el momento mismo de la concepción, y se extiende hasta los primeros tres años de vida, teniendo como momentum el parto y la forma en cómo éste se desarrolló.

¿De qué estamos hablando cuando hablamos del Proyecto Sentido? Que, junto con el Transgeneracional, son dos poderosas herramientas que usamos en una consulta de Bioneuroemoción®.  Básicamente hablamos de: ¿para qué fuimos concebidos?; ¿cuál era el propósito consciente o inconsciente que nuestros padres tenían al momento de nuestra concepción? Y en este punto tenemos que ser claros y sinceros: no siempre nuestras intenciones al momento de planear nuestro futuro hijo son las mejores y lo mismo le pasará a nuestra pareja. Por poner algunos ejemplos: ¿realmente quiero tener este hijo?; ¿realmente quiero tener este hijo con esta pareja?; ¿realmente creo que sea el mejor momento para tener este hijo? Y muchas otras preguntas de las cuales a veces no somos totalmente conscientes. Y siempre es el inconsciente el que va a estar por encima de nuestros deseos y decisiones.

Si ahondamos en nuestras preguntas, como por ejemplo, la situación sentimental, económica y emocional de nuestros padres durante la gestación y al momento de la concepción, podremos poner bajo la luz aquellas situaciones, sentimientos y hechos que han regido nuestra vida a nivel del inconsciente -especialmente de nuestra madre pues en nuestros días ya es bien sabido que todas absolutamente todas las emociones que nuestra madre esta viviendo las esta transmitiendo a ese bebé en paquetes de información y nosotros nacemos con esa información y al llegar a ser adultos  actuamos de cierta manera y no sabemos por qué, pues todo se ha gestado en nuestro momento de la concepción.

La primera pregunta que le hacemos a nuestro cliente cuando vamos a estudiar el Proyecto sentido es si fue un hijo deseado. La primera vez que escuché a alguien hablar acerca de esto fue a una compañera enfermera y confieso que me chocó su confesión al contarme que su mama le había dicho que ella no había sido una hija deseada. En ese momento solo pensaba: ¿cómo puede ser posible que un hijo no sea deseado? ¿Cómo puede ser posible que una mamá no desee a su hijo? No lo podía entender. Culturalmente tenemos la creencia de que todas las madres aman a sus hijos; afortunadamente hoy en día tenemos muchas herramientas para entender por quá esto no es así en el cien por ciento de los casos… me atrevería a decir más del 90% de los casos. Y volvamos a la pregunta inicial: pregúntale a tu mamá si fuiste un hijo o hija deseado. Todas las mamás mentimos y somos, de alguna manera, artistas de la manipulación. En Bioneuroemoción® tenemos muchas herramientas para saber si fuimos un hijo deseado o no.

Podemos empezar por preguntar si antes de nosotros hubo un aborto espontaneo o provocado. Si lo hubo, ya, de entrada, no fuiste un hijo deseado, sino un hijo de remplazo. Y los hijos de remplazo son hijos no deseados. Todo esto sucede a nivel inconsciente. ¿Eres del sexo deseado?  Nuestros padres siempre van a decir que sí. Si eres primogénito y eres mujer, no fuiste del sexo deseado, pues culturalmente se espera que el primogénito sea siempre hombre para preservar el apellido. Un hijo no deseado no necesariamente quiere decir no amado, cuidado, alimentado, educado, etc.

Ana María Londono Isaza
Enfermera profesional; Acompañante en Bioneuroemoción® y Sanación Reconectiva SAAMA 2.0